EXPORT

MI CUENTA

0

MI CESTA

MI CESTA(0)

No tiene artículos en su carrito de compras.

Emisores térmicos, calefacción de bajo consumo

Cada vez encontramos más hogares que eligen los emisores térmicos como sistema de calefacción, entre otras razones por su bajo consumo. Los emisores térmicos son equipos de calefacción que se anclan en la pared y se conectan a la red eléctrica. Destacan sobre todo por tener una gran inercia térmica lo que significa que conservan el calor durante más tiempo y esto es lo que se traduce en un mayor ahorro energético, siempre y cuando se utilicen de forma adecuada.

pies en el radiador

Ventajas de un emisor térmico

  • Consumen menos:

La pregunta que muchas personas se hacen es cuánto consume un emisor térmico. ¿Realmente suponen tanto ahorro energético como se dice? Lo cierto es que, al ser capaces de conservar el calor durante mucho más tiempo, los emisores eléctricos pueden llegar a necesitar hasta un 30% menos de energía que otros sistemas de calefacción eléctrica convencionales. Así que sí, podemos decir con total seguridad que el ahorro energético es sin duda una de sus ventajas principales.

  • Son programables:

Otra de las funcionalidades a destacar de los emisores térmicos es que son programables, tanto en temperatura como en horario. Disponen de un termostato que nos permite programar previamente a qué hora queremos que empiece a funcionar y a qué potencia.

  • Ambiente saludable y respetuoso con el medio ambiente

Al no utilizar ningún combustible para su funcionamiento, los emisores térmicos no generan residuos ni emisiones de CO2, por lo que resultan más respetuosos con el planeta que otros sistemas. Además, no resecan el aire de la estancia proporcionando un elevado confort, un calor limpio y un ambiente más saludable.

Tipos de emisores térmicos

  • Emisores térmicos secos: Funcionan calentando unos paneles internos que acumulan el calor; proporcionan calor al instante y tienen una escasa inercia térmica, de una hora de media aproximadamente.
  • Emisores térmicos de fluido: Cuentan con un líquido interno que circula por el emisor y lo calienta más uniformemente. Este tipo de emisor calienta de manera más lenta que el emisor seco, pero tiene una inercia térmica mayor.
  • Emisores térmicos cerámicos: Son los emisores que más tardan en alcanzar la temperatura máxima, pero también son los que mantienen el calor durante más tiempo porque su inercia térmica es más elevada.

Cómo elegir un emisor térmico

Estos son algunos factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir el mejor emisor térmico para tu vivienda:

  • Potencia

Para acertar con la potencia del emisor, calcula entre 80 y 100 vatios por metro cuadrado de la estancia en la que lo vas a colocar. Por ejemplo, si tu habitación mide 10 metros cuadrados, necesitarás un emisor de 1.000 vatios y, si es de más de 15 metros cuadrados, conviene utilizar dos o más emisores para distribuir mejor el calor.

  • Tiempo de uso

Es importante tener claro durante cuánto tiempo permanecerá encendido el emisor térmico.

  • Más de una hora al día, mejor utilizar un emisor seco (de calentamiento rápido).
  • Entre 5 y 8 horas, mejor un emisor de fluido (no acumula tanto calor, pero se calienta antes).
  • Más de 8 horas, un emisor cerámico (tarda más en calentarse que el seco o el fluido, pero el calor permanece durante más tiempo).

En Electroprecio contamos con un amplio abanico de emisores térmicos y un equipo de profesionales que te asesora a la hora de elegir el emisor más apropiado para tu estancia.