MI CUENTA

0

MI CESTA

MI CESTA(0)

No tiene artículos en su carrito de compras.

Consejos para elegir el mejor horno para la cocina

Elegir un horno, o cualquier otro electrodoméstico para la cocina, requiere pensárselo bien para tomar la mejor decisión. En el caso de los hornos, nos pueden surgir muchas preguntas: ¿Qué funciones debe contemplar? ¿Elijo un horno de calificación energética A o superior, o no es necesario? ¿Con sistema de limpieza incorporado o sin él? Veamos a continuación qué aspectos debemos tener en cuenta para elegir el mejor horno para nuestra cocina.

Uso que hago del horno

Lo primero de todo es pararse a pensar sobre el uso que vamos a dar al horno. La elección para una familia en la que solo se utiliza el horno de forma esporádica (para cocinar algún asado en ocasiones especiales, por ejemplo) será muy diferente a la de un hogar en el que se utiliza el horno prácticamente a diario. Si te gusta la repostería, las pizzas caseras, preparar tu propio pan, y te encanta cocinar el pescado al horno, te recomendamos una mayor inversión al comprar este electrodoméstico para tu cocina, pues acabarás amortizándola.

Consumo del horno

Ya hemos comentado en alguna ocasión que el electrodoméstico que más consume en una cocina es el frigorífico, por ser el que está encendido las 24 horas del día. El horno, aun siendo un electrodoméstico que no está en funcionamiento constante, está en el top de los que más energía utiliza. La pregunta es, ¿conviene invertir en un horno más eficiente? Todo depende de la conclusión a la que hayas llegado en el punto anterior, es decir, del uso que le des. Pero ten en cuenta que un horno eléctrico de clase A consume hasta un 60% menos que uno de clase G, ¡ahí lo dejamos! Este horno de TEKA es un buen ejemplo de horno eficiente y asequible.

Al margen del honor que decidas comprar, otro dato interesante sobre el consumo de los hornos es que, cada vez que abrimos la puerta para ver el estado de lo que se está cocinando, perdemos un 20% de la energía acumulada en el interior, así que evita en la medida de lo posible hacerlo para hacer un uso eficiente de tu horno

Autolimpieza, ¿sí o no?

Algunos hornos incluyen un sistema de limpieza. Los más comunes son la pirólisis y la aqualisis. El primero de ellos, pirólisis, es un sistema que limpia el horno alcanzando una temperatura de hasta 500 ºC, mientras que la aqualisis lo hace a una temperatura mucho menor que no alcanza los 25 ºC. En este post profundizamos mucho más sobre ambos sistemas.

Como decíamos antes, la decisión de elegir un horno con autolimpieza dependerá del uso que le demos. Si cocinas al horno habitualmente, será una opción muy útil.

Puerta fría

Algo tan básico como evitar quemaduras se consigue con una puerta fría. Es una opción que ofrecen algunos hornos, como este de la Serie Cristal de Balay, y que viene especialmente bien si hay niños en casa. Esto significa que la puerta tiene dos, tres o incluso cuatro cristales entre el interior y el exterior del horno, de manera que la temperatura de la puerta se mantiene siempre a raya.

Otra opción de seguridad que se puede contemplar es la de las guías extraíbles para las bandejas, una función que también ayuda a evitar quemaduras desagradables.

Horno vapor

Si lo que estás buscando es un horno con vapor te recomendamos este de AEG con una eficiencia energética de A+.  Este tipo de horno es más bien de gama alta y, aunque al principio estaba más pensado para un uso profesional, cada vez hay más hogares que deciden tener un horno con vapor en su cocina. El aporte de humedad que proporciona la función del vapor, permite que los platos queden más tiernos y sabrosos. Pero, como decimos, son hornos de una gama superior y por tanto también suponen un mayor desembolso de dinero.

A modo de conclusión, la mejor elección será aquella que mejor se adapte a tus necesidades. ¡Ten claro lo que necesitas y seguro que compras el mejor horno para tu cocina!